Que no que no

 

 

Que no que no

 

Encontré entre las tinieblas

a un perro que me señalaba

que tú, que las piedras me tiras

allá donde nace el poema.

Ahí donde duele

en lo hondo, me duele.

Me estoy haciendo viejo

a la par que me observo

en un roto espejo

¡cómo me gusta el reflejo!

Tengo el pelo largo

las gafas se gris poeta

ojos desgastados

de mirar tras tu puerta

y borré los sueños

que la imaginación me quema

al principio de un bofetón

con la palma to’ llena.

Luego calma y control

¿un motivo de guerra?

¡Que no!

Si a la par se me olvida el cartón.

Y yo, tendido bajo tu edredón

espero que llegue el bofetón…

Que no, que no quiero

un amor con cuentagotas.

Gustavo García Pradillo

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestra página

Te has suscrito correctamente al boletín

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

Página de escritores will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.