Punto de partida

 

 

 

 

 

Es hora de volver, es  hora de retornar al punto de referencia del que partí con un gran equipaje emocional a cuestas. En nómada me convertí, sin rumbo definido. Es hora ya de regresar al punto de referencia de mi destino, mi cuerpo y mi alma descanso reclaman con insistencia.

Agotador viaje de continuo desplazamiento, no hay lugar en el que aposentarme, no hay tiempo de tomar aire y respirar con calma, de dar sosiego al cansado cuerpo.

La odisea finaliza con un gran aprendizaje, la persona que partió un día de su isla nada tiene que ver con la persona que a su Ítaca regresa. Se fue desollando la piel por el camino al mismo tiempo que se regeneraba en otro tramo. Curtida por el sol de vida y experiencia a lo largo del peregrinaje, rosas y espinas he ido sorteando en el camino, espinas hirientes que en la piel se incrustaron y en los remansos del río iban sanando.

Me desprendí de equipaje a medida que iba mudando, cada vez con más liviandad viajo, cada vez es más ligero mi equipaje. Llevo a cuestas un baúl repleto de añoranzas, no de cosas materiales, esas no me son necesarias, es el alma quien se resiente, es mi alma la que paz reclama, es mi cuerpo el que sufre y se duele de tristezas y de nostalgias por la lejanía de lo amado.

La soledad ya no duele ni es enemiga, compañera y amiga la hice en el trayecto. Nostalgia padece mi ser por diferentes causas, cercanía con los seres amados, cercanía y contacto con el Mar que tanto amo, es lo que mi ser necesita, es lo que mi corazón grita, es lo que mi alma reclama.

Vuelvo al punto de partida, se apoderó de mi cuerpo el cansancio. Regreso al hogar como victoriosa guerrera, cerca de los seres amados, ceca de la brisa marina y mi amado cielo. Es mi hogar, el reposo del guerrero cansado, el que espera al final del camino mi regreso.

No ha sido en vano lo vivido, regreso con el mayor aprendizaje y con nuevo entendimiento. En mi ascenso por la montaña, cada pequeño tramo cuenta, es en sí mismo, por pequeño que sea, una gran lección de vida y experiencia. He decidido que cuando mi alma abandone el cuerpo quiero sentir la caricia del mar en mi cuerpo, sumergirme en el azul de sus aguas y esparcir en su espuma mi esencia.

 

Imagen de la red

Me gusta todo lo relacionado con el arte, la cultura, literatura sin ser experta . Me encanta leer y escribir y estoy en este mundo de las letras de forma accidental.

6 comentarios en “Punto de partida

  1. Preciosa TÚ!!! Es verdad, Ana, todos lo somos…bueno, yo ya quiero un respiro hasta el final del nomadismo vital.
    Besazos todos, corazón.
    Que tengas un muy bonito domingo.💕🌹🌸🌼🌺😘😘😘

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: