Puedes decirle al mundo que deseas ser algo y simplemente quedarte en nadie por no intentarlo.

Puedes dedicarte a mirar el cielo y esperar que caiga, nada sucederá mientras no seas tú, el que subas a buscarlo.

Puedes intentarlo lento, rápido o con sueño. Pero nunca desistas. Porque eres grande, y todo cuánto te propongas y todo cuánto sientas, será algo bello y sentir que lo has conseguido, es inimaginable.

Y al final, sonreiras feliz, porque hiciste, sentiste, lloraste y reiste como quisiste.

Podrás cerrar los ojos a lo que no quieras ver. Pero jamas dejarás de sentir lo que sientes.

Y esto es así.

By Miriam Giménez Porcel