El pudor.- Una leve sátira

El pudor.- Una leve sátiraAy!! Amigos el pudor ¿Qué seria de nuestra sociedad sin él?

De que pudor hablamos ¿Pues de cual va a ser? El pudor de un soldado que muestra orgulloso su pretuberancia ¡Upp! Perdón, quise decir exuberancia cuando el clarín le marca un despertar triunfal.

Dicen que tan distinto es el pudor del exhibicionista y el de un hombre de mundo.

Y digo yo, Si hay pudor será el mismo en todos.

Claro no es así. Es que ahora viene el pudor de una mujer y además de una virgen ¡Apaga y vayámonos que esto esta tomando unas lindes que no pintan bien! Ir pero estas tú loco, si ahora es cuando se pone interesante.

Como decía el pudor de una virgen tímida que baja castamente  los ojos  puros y sorprendidos es tan distinto a una mujer ligera de cascos.

¡Pero! que tendrán que ver los caballos con la ligereza y con la mujer. – Esperemos a ver donde acabamos.

El pudor dicen que se define como aquel sentimiento que nos incita a esconder nuestras intimidades.

¡Madre mía! Pero que intimidades, si ahora todo se airea en Facebook, en Trumb y en no se cuantas más redes ¿Quizás no hablamos de las mismas?

¡¡Bueno!! Ahora si que la va a liar.  Él que escribió este libro, seguro no duro mucho.

Las mujeres, no vírgenes, muestran con total tranquilidad, demasiado, por cuestiones de la moda actual sus encantos.

Mujeres que no dudaran en ponerse a bailar con ropa demasiado ligera  o aparecer desnuda si es lo que desea.

Y dices que aún esta vivo este señor, pues tela marinera, no se debió encontrar en su camino con ninguna feminista, que algunas veces, solo algunas lo llevan todo al extremo. 

Y un hombre no será capaz de resistirse a esas muestras de insensatez y por supuesto se unirá a la fiesta para conseguir ver y si es posible tocar esos encantos.

¡No, claro!  Si el hombre es un santo, es todo culpa de esas mujeres que lo enseñan todo.

El hombre debe apremiar su conducta y la suya propia por respeto, siendo además su obligación.

¿Respeto? ¿Obligación?

La reflexión nos dice el autor junto la conciencia y el conocimiento deben marchar de la mano en estas incomodas situaciones.

¡Ah! Claro, Si todo queda dentro de una alcoba aunque sea de una mujer que gana su dinero con su cuerpo, no ocurre nada, ¿No es incomodo? Hombres, no soy feminista, ya lo sabes, pero tanta Hipocresía, me golpea las entrañas. 

Cuidado pues con los enamorados, pobres ellos, si su compañera muestra en algún momento un golpe de exaltación.

Este hombre, creo que nunca supo lo que era sentir ni estar enamorado o simplemente gozar.

Caricias deliciosas y precisas, besos que recorren el cuerpo deseado, al unisono vibrar. Gemir y descubrir el éxtasis de dos cuerpos que se gozan ¿Cómo va a ser eso incomodo?

Quien será capaz de ofrecer tan brutal espectáculo en público, solo en la oscuridad de la alcoba de la casa donde conviven es permisible y no concebido como pecado.

Y con la Iglesia, con todos mis respetos, hemos topado 

Sagrado por supuesto el cuerpo de mujer y esa embriaguez, pero cuidado, recordad el pudor y evitar la degeneración y el insulto a aquel que por nosotros dio su vida.

¡Puff! esto me empieza a aburrir.

No recuerdo quien  me recomendó este libro, seguro quería gastarme una de esas bromas satíricas.

¡Cuidado! Con verse arrastrado por el ardor amoroso, el pudor esta en intima relación con la abstinencia voluntaria, temporal y relativa que tanta importancia debe tener en la educación sexual.

Lo siento, hasta esta línea llego mi paciencia.  ¿Educación sexual? ¿Dónde? ¿Cuándo?  

Cuando se cogía el avión para ir a Londres a devolver un regalito que no le gustaba al señor.  Cuando la mujer se encontraba por primera vez en la alcoba con su marido, esperando a ver que ocurría, sin poder disfrutar por qué nadie le dijo que podía tener un orgasmo igual que lo tenía él.

En los internados debían ducharse cubiertas por su camisón por pudor, pues nadie, ni siquiera otra mujer podía mostrar su cuerpo.  Imponer una cultura de que el cuerpo de una mujer es pecado.

Cuando las niñas se encontraban envueltas en sangre por qué nadie les había dicho que pronto tendrían su primera menstruación y cuidado, a partir de ese momento nada de que se acerque un muchacho. Además de ser impura en esos días a los ojos de…

Al privarlas de su clítoris en ciertos lugares por qué solo el hombre tiene derechos.

Al descubrir que es el dolor de una penetración cuando son violadas.

¡Bendita educación sexual!

Y a pesar de todo lo leído, me lleva la curiosidad a la última línea antes de cerrar este antígeno para el cuerpo humano y sus sentimientos, emociones y afán de superación.

El verdadero pudor es una conquista obtenida por la civilización, los apóstoles del desnudo solo muestran una falsa virtud.

¡¡Premio al caballero!! 

No diré el titulo del libro y el del autor, por qué tal como hoy día andan las cosas, se pueden encontrar las letras en apuros, como ese pudor.

Por supuesto se debe, debemos respetar la intimidad de las personas, sólo cuando uno es libre de mostrar lo que desee, sin imposición

La fotografía que coloque en el encabezado me gusto por la delicadeza que portaba. 

Marijose.-

About María José Luque

Mi pasión las letras “siente la música de la vida, aún en el desierto,cuando el viento te envuelve, suave, cálidamente”

3 comentarios en “El pudor.- Una leve sátira

    • Gracias Marina. De vez en cuando viene bien dejar unas letritas para que se ensanchen un poco algunas mentes.
      Besos ya sabes todos y disfruta del fin de semana.

  1. Tu relato me ha hecho pensar en lo pudoroso que era de joven. Estudiando en Suecia hace años estuve en una sauna donde hombres y mujeres estaban desnudos y me hizo ver las cosas desde una perspectiva diferente.
    Me ha gustado tu apasionada reflexión.
    Alberto Mrteh (El zoco del escriba)

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto: