Crematorio número 3 de Auschwitz

Crematorio número 3 de Auschwitz

En el Crematorio número 3 se establecieron algunas practicas nada agradables, pero acaso algo de lo que allí sucedía lo era. Rigor científico, médico, humanitario. Un cartel colgaba de la entrada “Prohibido el paso”

Para que nombrar más. Son historias que son reales, relatadas por supervivientes de aquel terror, que ninguno de nosotros podría jamas entender.

Podrías preguntarles, si pasaron miedo, como les trataban, les alimentaban, como pasaban el día. Total, una y mil preguntas pero que no sabríamos siquiera entender sus respuestas. Para ello deberíamos pasar por aquella situación, sino nunca podremos entender que pasaba por su mente, cada noche al acostarse en aquellas literas de madera.

Como se levantaban cada mañana, estuviera el cielo azul reluciente o gris tormentoso. Daba lo mismo. Sabían que tarde o temprano estarían en esas cámaras de gas, de donde nadie salia.

Y me encontré con el niño “del pijama de rayas” y le pregunté, que hacia allí tan cerca de la alambrada y me contestó “espero a mi amiga” y sonriendo la vio llegar y sus manos a través de la alambrada se entrelazaron, mientras recogía un trozo de pan que ella le entregaba.

Es así la vida, cada uno la vemos como deseamos, pero que más hermoso, que ese gesto de dar, sin recibir nada a cambio, sólo una bonita amistad que no sabían cuanto podía durar. Unas manos entrelazadas ente los pinchos de aquella alambrada.

Aquel crematorio, el número 3, se convirtió en algo atroz, un taller para fundir oro. ¿De dónde procedía aquel oro?
Piensen un poco, de las bocas de los judíos muertos en los crematorios.

Se los arrancaban antes de quemarlos, al sacarlos de las cámaras de gas. Debían permanecer unas horas sumergidos en ácido clorhídrico para eliminar los restos de carne y de hueso antes de proceder a derretirlos, había días que al parecer ser fundían entre 10 y 15 kilos de oro, dándole forma de lingotes.

Y se escuchaban a lo lejos el eco de los gritos que casi siempre decían¡Madre mía!

Ellos aún mantenían la esperanza, a pesar de que cada día dejaban de ver a tantos hombres, mujeres y niños.

Marijose.-Mis disculpas por publicar dos seguidos. Tenía que enlazarlos para que el mañana tal vez este lleno de esperanza que fluya sin más, dejando a un lado, todo aquello que no debe existir y el amor, algo tan cursi para muchos abra caminos donde la vida y las letras fluyan.

Como puse en el anterior este es mi AHORA.

Mi pasión las letras “siente la música de la vida, aún en el desierto,cuando el viento te envuelve, suave, cálidamente”
Marijose, ¿Cuantos años escribiendo? No lo se, siempre.
Antologías muchas, a duo varios, 15 libros y uno solidario.
Ahora con un poco de calma y quietud en mi vida, Junco y Gacela es mi bitacora.
En la web Internacional de escritores independientes del Poder de las Letras., por supuesto también escribo.

En Prensaldia digital, Malagaldia digital, Globatium hispanolatino, Globatium España.

Y cuando la musa así lo desea, en algún lugar al que no haya sido privada de ello

Nací para ser escritora, lo soy y lo seré. Nadie a a poder impedírmelo, ni tan siquiera la salud, tendré que acompasarlo a ella y establecer unos límites.
“Mírame a los ojos y que te quede muy claro que no voy a dejar de escribir y no pienso marcharme nunca de donde yo no lo decida, espero quede claro”

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: