Por partes II

Voy a dejar la escritura reflexiva durante un tiempo. Llega la peor época inventada por el hombre y las corporaciones que lo componen. Ahora toca celebrar el nacimiento de ese tipo en el que no creo. Cenas familiares, comidas de empresa, cánticos ridículos y sonrisas de gomaespuma. ¡Maldita sea la re-falsedad! ¿No tenemos bastante con la simple mentira diaria? Debe ser que no. Llega el momento de fingir y elaborar la dichosa lista de propósitos infumables —en mi caso, lista de improperios y personas que detesto—. De nuevo las llamadas grotescas, las felicitaciones y la jodida exaltación emocional. Todo ello, por supuesto, regado con cantidades industriales de alcohol y drogas de diseño y dulces y langostinos pasados de fecha. Nos volveremos a reír con el mismo chiste y miraremos a los lados en busca de complicidad —¡Mierda de vida!—. Por eso voy a dejar las reflexiones. Demasiado odio enlatado para ser cierto. Llega el momento de cambiar de tercio. Otro diciembre leyendo viejos clásicos de terror: Bierce, Lovecraft, Matheson, Chambers. Recluido en mi rincón del infierno hasta que las luces de colores se apaguen o la sociedad deje de respirar. Igual no vuelvo nunca.

3 comentarios en “Por partes II”

  1. jajajaj!!!! No sé si te va a servir de mucho recluirte Dani porque cuando vuelvas a salir de tu escondite infernal nada se habrá detenido te encontrarás, y ya lo sabes, con las siguientes hipocresías sociales, religiosas y políticas. Una gran “no reflexión”, me ha encantado. Abrazos.

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: