PROSA POÉTICA

Por mis compañeros de blog

Sabes que las rutinas tienen de malo,

todo lo que tienen de bueno.
Que el cielo no se alcanza
más que con la mirada,
y para eso hay que
levantar mucho el cuello
o tenderse en horizontal,
sino lo único que tendrás
es la vista parcial
de una ínfima porción.

Y no, por mucho que nos empeñemos,

todo no cabe en una
cajita de quesitos.

Más te vale abrir la mirada,
cual obturador en panorámico,
o la mayor parte de las veces
te confundirás
y sacarás el paraguas,
cuando la única nube
en todo el cielo se plantó en tu porción.

No es cuestión de espacio,
sino de ángulo.

Yo lo sé desde que vi el inmenso poder de un cielo de tormenta,
sorprendida a unos cuantos kilómetros de casa,
en medio de una dehesa.
A pesar de contemplarlo durante toda la caminata, y verlo venir.

O el sol de justicia que a plomo caía tras una mañana fresca
en la que olvidé ponerte el protector solar y el sombrero,
y caminé, inmersa en mis pensamientos,
bastante más de la cuenta.

Afortunadamente uno siempre llega a casa,
finalmente.

Casa, ese lugar en el que te despojas de todo artilugio físico o no,
para viajar hacia ti mismo,
a través o no de algun vehiculo.

Yo uso los más rápidos del mundo.
Una buena música clásica y un buen libro.

O escribir sin sentido, aunque sintiendo cada palabra de lo que digo.

Y seguramente te preguntrás
de qué va todo esto,
un tiempo apartada,
incomprensibles motivos
que te obligan a tomar una parada.

Un descanso necesario,
donde te reencuentras,
y aparecen algunos apoyos.

Y es entonces cuando te das cuenta,
que nada tiene sentido
sino es por los otros,
para ellos,
con ellos.

Compañeros que ni siquiera conocemos,
que te dan el empuje necesario,
y trasmiten la energía aparcada,
cuando perdemos la llave.

Por ellos, las palabras,
el sentido,
gracias por la vida,
como ya cantó Violeta Parra.

Cosas de viernes, con mis compañeros de blog.
¡Os he echado de menos!

Uno de mis motivos,
¿Cual es el tuyo,
el vuestro?

 

 

@carlaestasola

 

 

Imagen: Anne Ten Donkelaar by Internet

Música: MENDELSSOHN Piano Concerto No. 1 in G minor, Op. 25 – Ilya Yakushev, piano

 

 

2 Comentarios

  • atardecerensantboidellobregat

    Mi querida Carla, qué alegría tan grande que estés aquí, qué enorme placer leerte, amiga y compañera. Gracias por la parte que me toca por tan bonitas letras. Te he hechado mucho de menos también…VUELVE!!!
    Besos todos con todo mi cariño!!

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: