EL ESCRITOR SOLITARIO

EL ESCRITOR SOLITARIO
*
El escritor tiende a ser un poco solitario, como los artistas. Porque baila entre las luces y las sombras. Su sensibilidad, su percepción de la vida y sus –casi obligadas- heridas de guerra lo hacen distinto, al igual que le sucede al artista. Es que para poder transmitir lo que su alma siente, sólo puede hacerlo si ha sufrido esa metamorfosis del alma hasta quedar moldeada y pulida de dolores, de frustraciones, de vivencias corajudas y desgarradas por el propio andar en el camino marcado por el reloj de la naturaleza humana.
*
Cómo será la vida que el escritor sólo habla consigo mismo o con unos pocos –MUY POCOS- para resguardar nada más que su corazón. Y casi sin darse cuenta toda esa fragilidad se vuelve fuerza en la superficie y la coraza protege ese interior visible para una elite, para aquellos que saben mirar bien, más allá, más adentro, más profundo. Es que la vida lo va conduciendo, no es cierto que exista un destino, pero siento que sí hay un propósito de vida –casi segura que- desde que nacemos. Y es ahí donde el escritor va tejiendo su vida sin darse cuenta que todo eso que le ocurre es por ese mismo propósito que la vida intenta marcarle. Por supuesto que no le es indiferente toda esa sacudida, de hecho el sufrimiento se vuelve casi constante, aunque muchas veces él logra tomar el control de eso. Son ciclos, pequeñas y consecutivas crisis para florecer, desechando hojas secas y flores marchitas. Por esas crisis es que en ese florecer se le abre la vida y el alma. Y el corazón crece en el sol de su despertar.
*
Y esa soledad no es oscura, sino que enciende luces propias que rodeado y cercado no tendría ni la capacidad ni la sensibilidad de encender.
*
Desde muy pequeño ese mini solitario percibe esas luces y esas sombras aunque sin comprender demasiado y, por más tropiezos que le provoquen las piedras del camino, lo transita directo hacia adelante.
*
Y no es casual que, la mayor parte del tiempo, esté solo para todo. Su alma no puede ser fácilmente tocada, o mejor dicho, es muy sensible entonces todo lo toca, le llega de manera instantánea. Lo que ocurre difícilmente es que su alma sea acariciada por cualquier alma.
*
Está solo para construir su personalidad, solo para escribir su historia, solo para encontrarse luego de perderse, solo para aprender lo que le hace bien y diferenciar lo que debe apartar de su vida, solo para enfrentar diferencias. Y más solo aún para ordenar todas esas soledades que lo hacen estar más acompañado que nunca por sí mismo, más amado por sí mismo y más en paz con sí mismo por perseguir sus ideas aunque no sean las de los demás. Qué importa si son suyas, tan suyas que nadie puede robárselas, ni siquiera él mismo. Porque provienen de su esencia y permanecen en su más profundo interior, llegando a cada célula de su cuerpo.
*
Eso sí, cuando este extraño solitario encuentra un alma que vibra como la suya, es ahí donde está más libre que nunca, como jamás en su vida, como no lo había estado siquiera estando completamente solo.
*
Es así que, aunque lleve dolores en el alma, casi nunca sufre porque sabe que estar solo de personas no le es malo, es gracias a eso –al no estar excedido de gente- que puede abrir su alma y parir cada paso de su historia, con sus nuevas páginas que se van escribiendo día a día. Así como lo develan estas líneas que acabo de parir como escritora solitaria que sé que fui –y tal vez algunas veces vuelvo a ser-.

Poéticamente correcto

Imagen relacionada

Vuelo libre en medio
del cielo ennegrecido,
desquiciados pensamientos
se viven entre la luz de la luna
y la sombra del sol.
Encaminan ilusiones
al más incierto pretérito
recogiendo en las suelas
ese tiempo sembrado,
inventando un mañana
anclada en el ayer
de un día en las rocas,
de agua y sal,
cuando se detuvo la vida
entre mi oxígeno y sus suspiros…
Y dibujo creando
minutos de un cigarrillo
entre mis pesares y su sonrisa;
encrespo el humo en las vocales
que leo en su nombre
acariciándolas con mi exhalación.
Me subo a la luna
a tocar las cuerdas
en las estrellas,
resuena la música
entre su voz y mi locura.
Me alza en el aire
al son de las notas,
danzamos al compás
del presente compartido
entre los sueños
y los besos en la habitación.
Son tantos los versos
que pincelo en el camino;
poéticamente correcto
es todo lo que tiñe
mi pluma gastada
untada en locura y amor.

 

Viviana Lizana Urbina

Variaciones sobre el Silencio

 

53276a463cf416b3d901e1640cc071cao

 

 

Tus pies se perfilan en el horizonte. De ellos

surgirán las nubes de la aurora. 

Después llegarás vestida de ave

y se precipitarán aludes luminosos

por las laderas de la media mañana. 



(Silencio negro.

Silencio blanco. Una copla

se desmaya en el pico del somormujo).


Silentes, las ramas del otoño

 se animan a morir 

mientras el inmóvil techo de la noche

se precipita en un atardecer licántropo. 



Cuanto silencio

en tu deseo 

hierático y arcano, 

alto como las torres de tu desnudez

colgadora de pendones 

pirómana de pasados

lejanos y reciente. 


Descalza te atreves a morir

y a revivir 

en el filo de la guadaña de la parca.

Descalza

escapas por suelos sembrados de uñas,

de dientes afilados,

de los panes deshechos de la tarde


Tus pies han llegado hasta mi cama. Calentando la noche

el sexo se precipita desde las cumbres del cuarto,

desde la luz precaria que brilla en la mesa de noche

y una bestia de aire enrarecido

se estrellan contra los pendones de la cama. 

 


Muestrame tus pies, 

cargados de milenios, de los fuegos primeros;

tus pies,

creadores de kalpas. 

(En tus dedos

los universos cuelgan en racimos).

El fantasma de las lluvias de la semana que viene

no deja de mecernos,

de acunarnos,

de cantarnos  los vórtices 

mientras un pájaro rojo y somnoliento

empuja el amor desde mi vientre.



(Cubre tus oídos:

las estrellas

                       aturden).

GOCHO VERSOLARI

 

A %d blogueros les gusta esto: