La música del silencio

¿Cuál es la distancia que me separa de la locura?
Veinticinco centímetros de frio mármol,
Lo que hay desde la húmeda hierba del cementerio
Hasta las entrañas de la nada.

¿Cuál es el sonido del corazón cuando está roto?
Silencio , suena a silencio.
¿Tú lo oyes? No ¿verdad? Nunca lo has oído.
No lo conoces ni en buena hora.

Te digo, retumba como la melodía de una nada oscura,
Como una nana rutilante repleta de notas vacías
Melodía que hace encogerse de frío al mismísimo averno.

 

Canto a la superficialidad.

Introducción al Monstruo de la Desmesura.

 

 

Caminar por la ciudad pavimentada de sapos

es atravesar abismos

hacia la desmesura.

En ella el universo 

  se amilana, se achicharra, se dilata,

se engrosa, se tuerce, combustiona y por último

recibe tus pequeños pies 

en sus manos de tierra

   

Desde la sombra de tu ciprés

llegarás hasta el negro puente de antimonio. 

Cuando caigas al vacío,

cada metro de espacio recorrerá tu entraña

Crecerán en tu vientre

garras negras, invisibles

y alistarán los cielos un ejército negro en tu seno derecho,

un ejército blanco en el izquierdo

y los disparos saldrán por tus pezones

y serás a la única a la que hieran mientras la nieve

 forma coágulos de lágrimas

Bastaría una disonancia para que el monstruo de la desmesura

remonte desde las alcantarillas

desplegando desde sus patas

noches devoradoras de todo el pan

que amasara la luna.  


Bastaría saber si regresas

en el lomo de cada desmesura

o permaneces en el fondo del abismo, 

deslumbrada

por las  sirenas de acero y de saliva.

Te bastará con estirar el cuello.

Al estallar en tus pupilas,

los astros me alcanzarán la paz. 


GOCHO VERSOLARI

Desde el alma hasta los pies (Desde los pies hasta el alma)

Lo primero que hice cuando comenzaba a amarte de esta manera fue besarte el alma de tal manera que jamás podrás olvidarme

 

Te lo advertí.
Prometí besarte desde el alma hasta los pies.

 

Comenzaré por tus sienes para que desde ahora hasta tu final,

tu obsesión se encuentre invadida pensando en mi

tal vez unos segundos a la semana, pues bastante es para mí.

 

Descenderé lentamente hasta, apenas rozar tus labios y deslizarme hasta tu corazón

De esa manera, me adueñaré un poco de tu querer

Sólo de tu querer porque amar es demasiado para ti y para mí

Me detendré rodeando tu cuello, brindándote un poco de paz

 

Iré bajando lentamente, abrasándote con mi cálido aliento

hasta detenerme en tu intimidad

Un momento, tan sólo un instante, tan breve que ardas en deseo

mas sea menester esperar

 

Casi llegando al final, me detengo en tus rodillas, por gusto, sin razón y nada más

Y ya, para concluir tomaré cada uno de tus pies
Tu base, tu pilar y fortaleza; ahí me detendré asiéndome a tu raíz

Ahí en donde comenzará nuestro simultáneo andar

 

Finalmente volveré y tus labios besaré para decirte, casi en silencio:

 “Fue un placer besarte todo, desde el alma hasta los pies “

 

Y ahora cuando me amas, apenas un poco. Te toca besarme toda andando lentamente directo hacia mi alma que te guardará por siempre

 

 

Yo te he besado, tantas veces desde al alma hasta los pies

 

Ahora es tu turno, de besarme hasta el alma

 

Inicia por cada uno de mis pies arrancando las raíces dolorosas del pasado

Lentamente sube posando tus manos por cada milímetro de mi piel

Trayéndome al presente en donde habitas tú

 

Mi deseo y mi amor te esperan, no necesitas mostrar prisa

Cuando llegues a mis rodillas, detente, poco sólo detente un poco

Preparando tu alma y tu deseo para lo que viene después

 

Al llegar a la entrepierna y aún más allá, no me mires

Mantén los ojos cerrados y siente cómo comienzo a temblar

Cómo soy capaz de olvidar este mundo y comenzar contigo a volar

Asciende pausadamente, sin abandonar la causa, regresa y vuelve a ascender.

 

No olvides invadir mi cintura, recuerda besarme toda

A mi corazón llega, no sin antes detenerte en mis dos fuentes de vida

Bésame hasta saciarte, hasta perderte en mi mente

Hasta creer que me amas, desde hoy hasta tu muerte

 

A mi corazón has llegado, ahí es donde sabrás que de ti

Irremediablemente me he enamorado

Besa mi cuello, bésalo intensamente

Guardando mi aroma en tus sentidos por siempre

 

Y casi para concluir, ¿Qué te parece?

Toma mi nuca muy lentamente y lleva mi boca hasta rozar la tuya

Une suavemente tus labios a los míos en ardiente suerte

Permanece, todo el tiempo necesario hasta lograr mi sueño

Aquel sueño que gritaba desear que en un beso tuyo

Perdiera yo el aliento y hasta la respiración

 

¿Quién te lo iba a decir?

Iniciaste en mis pies y me has regalado besarme

Desde los pies hasta robarme el alma.

 

A %d blogueros les gusta esto: