Plegaria

Eleva plegarias pidiendo saciedad de un deseo.
Mordiendo el rosario, mordiendo las ganas en cada rezo.
Quiere dar descanso a sus sutiles manos,
esclavas de las fantasías que hacen profanar y ultrajar su piel,
mojando los dedos con mieles emanando de su fuente de placer.
Emulando a el anhelo que a la mente a inquietado en sus húmedos sueños.
No quiere más gritos ahogados en gemidos solo para sus oídos.
Ruega por tener al ser pensado tomando posesión y usurpando
a su propio tacto el cual también ruega por el ultrajo de otra piel.
La misma del ultrajador buscado, que diferentes gritos de placer arrancará.
Por ahora sólo queda rezar, un rezo ferviente
mientras sus propias manos sacian por una letarga espera.
Mientras el milagro no se haga presente.

Xavier H.

(Fotografía de María Perlada)

2 comentarios en “Plegaria

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: