placeres clandestinos

En el siguiente rato
que nuestros labios se amarren
con besos que saben a mar,
dibujare peces de sal
en las cavernas de tu boca,
recorreré con mi lengua
todos los instantes de tu piel,
todos los escondrijos de tu cuerpo
hasta sentirte agua,
y con los ojos plagados
de fotografías desnudas,
dejare que mis palabras
escriban entre tus muslos
y te sumerjan en un cielo
de placeres clandestinos.

5 comentarios en “placeres clandestinos

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: