Permíteme quererte cuando tú no quieras

Amarte aunque sea tu boca lo único que recuerde

Sonreír a tu brisa, a tu ansiedad desmesurada

Cuando te vayas, te sentiré

Son nuestros corazones unidos como talantes enrojecidos

Ya no puedo hacer nada ya para olvidarte

-O dejar de sentirte-

Permíteme olvidarte aunque sea un suspiro

Te permito que te marches como brisa lejana

Ese será mi regalo

En el tiempo la mirada

Lo que se olvida, se va en un suspiro

Karem Suárez

Imagen pixabay

A %d blogueros les gusta esto: