Pececitos en el cielo

Pececitos en el cielo

 

PECECITOS EN EL CIELO

 

Por ti pintaría el cielo

 con pinturas de colores.

 Teñiría de violeta,

en tono dulce acuarela,

las nubes con las que juegas,

dando saltos,

de una a otra,

como jugabas en casa

y con tus amigos de la escuela.

 

Con las ceras más blanditas

dibujaría arcoíris,

esponjosos,

de pedacitos de nube,

para que rías y rías

al lanzarte al tobogán.

Y en el cielo de tus noches,

las estrellas brillarán

con mil colores,

serán puntitos de luz

que haré con mis rotuladores.

 

Quiero que juegues, mi niño,

que desde el cielo ilumines

con tu inocente sonrisa

el mundo gris que habitamos

los que abajo nos quedamos.

Que tus ojos iluminen

todos nuestros corazones,

cuando volvamos la vista al cielo

y todos te recordemos

en el primer rayo de sol.

 

Te robaron la inocencia,

la vida sin comenzar,

te quitaron de las manos,

como a tantos otros peques,

tu única oportunidad.

No quiero ni pensar en ello,

pensar en tu sufrimiento,

en todo lo que habrás pasado

en tu camino hacia el cielo.

Siempre serás nuestra guía,

España entera te adora,

una mitad que te llora

y la otra mitad

por ti moriría.

 

Aquí nos quedamos, niño,

todos descorazonados,

de pensar en la maldad,

en cuánta crueldad

cabe en el corazón de un humano.

La sufriste en carne propia,

lo que nunca imaginaste,

tampoco nosotros, cielo,

jamás esperamos verte

volar libre como el viento.

 

De colores yo te pinto

un caminito de estrellas,

que guíen tus pasos, pequeño,

entre el cielo y el mar.

Quién dijo que un pececito

no alcanzaría a volar.

10 comentarios en “Pececitos en el cielo

  1. ¡Maravilloso, Ana, gracias porque dices lo que todos sentimos!
    Desde Lima, con el dolor de ver que se acaba con La Vida, pero con la esperanza de que en los mares del cielo, el pececito nade libre y feliz para siempre.
    Manolo.

    • Una historia horrorosa y cruel como la vida. Cada vez me parece más increíble que haya personas que puedan hacer cosas así. En fin, el pequeño pececito nada en los azules mares del cielo. Besos, Manolo.

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto: