A las puertas del cielo

.Huele a inmundicia, sudor, aguas putrefactas y excrementos humanos. El aire está viciado y… ¡No, no me puedo mover! Siento un profundo dolor de cabeza, los huesos entumecidos, no sé si alguno roto y la boca terriblemente seca. Es este maldito dolor de cabeza el que tanto me aflige y no me deja vivir; que termine ya tanto dolor. Inútil resistir ni un solo día más así. ¿Cuántos llevo, dos, tres? Siglos me parecen. Sigo sintiendo ese sonido encima de mí, clock, clock… y a cada golpe, los sesos intentan escaparse de mi martirizada cabeza. A cada gota de agua se intensifica más la desesperación, sucumbo ante la intermitente y parsimoniosa menudencia, clock, clock, clock.

Por fin esta noche ha dejado de caer la gota en mi cabeza y ya no siento dolor, no siento nada, estoy libre de ataduras de nuevo, feliz. En la silla aun maniatado, mi cuerpo sigue sentado con los ojos desorbitados, pero ya sin dolor.

Había oído de ciertas crueldades recibidas por los presos de la Santa Inquisición, pero nunca podría llegar a imaginarme que me tocaría la peor. ¿Mi delito? Tener Hambre.

Si escribo es para apartar de mi la tristeza, La amarga conciencia.Dejo atrás con letras .El olvido de la memoria.En estos poemas cuadriculados.Que no entienden de métrica.Mis silencios engañan a los sentimientos.Quebradizos, adoptados.Y escribo y no hablo Y lloro tinteros Resultado de imagen de tinta y plumaLágrimas de tinta.Resbalando por la pluma.Hacia donde reside el poema. Desde donde nace el poema.

BRILLO DE LUZ Y ESPERANZA

Asomó el sol y se iluminó el mundo con un nuevo brillo de luz y esperanza.

La naturaleza sigue el curso marcado sin importar cuántas manos quieran derrotarla.

Un nuevo arco iris se vislumbra en el horizonte de las ilusiones rotas y perdidas.

Cometas gigantes se despliegan en son de júbilo y remontan raudas por el firmamento.

El cielo se despejó y muestra su sonrisa diáfana al Universo,

solo requiere que las almas errantes abran su mente para ver su resplandor y salgan de su aletargada apatía.

El tiempo deja de cobrar importancia con los nuevos rayos,

llega la luz proliferando  vida por los confines.

No importa quién la contenga, sólo es necesario dejarse abrazar,

dejarse llevar por el mágico instante en que se muestra.

Dejarse amar sin preguntas ni reservas,  fuente de paz, dadora de amor, regalo de vida, transmisora de esencias.

  Suave caricia de terciopelo alado sin olor ni fragancia ,

color a miel, se inyecta en la sangre de que quien sale a su encuentro.

Se infiltra en  los profundos tejidos de la piel y recubre con su brillo el cansancio de los corazones afligidos.

Libre se muestra en todo su esplendor, su cometido es iluminar,  expander sus irrisados fluídos en una caricia de bienestar,

 reponer y restaurar las carencias que  el lado oscuro deja,

los agotados cansancios y los profundos lamentos que desgastan el cuerpo y dejan inerte la esencia.

Acogedora luminosidad, no vaciles en despertarme al anochecer

que te dejaré traspasar el umbral y las puertas de mi alma encontrarás abiertas.

Me gusta todo lo relacionado con el arte, la cultura, literatura sin ser experta . Me encanta leer y escribir y estoy en este mundo de las letras de forma accidental.

Pedro Calderón de la barca (Frase del día)

Autor Pedro Altamirano, me encanta el mundo de la informatica soy community Manager y hasta hace muy poco no sabía que tenía la capacidad de escribir donde conocí a gente maravillosa en la red y formamos un sueño ” El poder de las letras”.

A %d blogueros les gusta esto: