Verano sin fin

Qué diciembre llegue lento. Que esas fechas me conmueven. Me entristecen. No sosiegan.
Que el invierno no me cubra de silencios.

Simplemente que se callen las hojas, las horas, los idiotas que se creen sinceros, y ofrecen sus consejos que no exigí.
Que el verano sea eterno. Que estos días coloridos no terminen. Aun florecen rosas, en este mi jardin. Mi sonrisa me delata. El suspiro mezclado en el aroma. El amor. Lo que queda por vivir.

Apesto a esta época del año.

Y que siga siendo así.

By Miriam Giménez Porcel.

Egoísta

Después de varias reuniones
grupos de trabajo
seminarios
y jornadas de reflexión
He llegado a la conclusión
conmigo mismo he acordado
que doy todo lo que tengo
pero más
                                         no

 

 

 

Egoísta” forma parte del poemario “Las flores que nunca seré

Menudeces que orgasmean

De un dedo a otro lo pasas
con ternura,
el rojo
el verde
el blanco
abanico de colores,

Con mesura lo colocas
y en tu boca peca alguno,
entre los labios
saboreas
mientras jugueteas
con el en tu boca,
de un extremo a otro
salivando,
el deseo se hace presa
y las ganas
de colmarlo.

Entre tus suaves manos
se encuentran
mientras las aderezas
con cuidado,
las acaricias
para en breve ser locura
entre tus labios.

Y preparado el camino
culminas
humedecidos por ese jugo
que solo tu sabes darle
con el preciso momento
y el salero que tienes
al gazpacho
cuando el delantal
de tu pecho desprendes

y “a la mesa” te sale
ese tan poquito andaluz
que da el toque final
y al orgasmo te lleva
deleitando los sentidos
en su mayor expresión.

Marijose.-

A %d blogueros les gusta esto: