DÓNDE ESTÁS

Es injusta, inaceptable, esta cruel enfermedad que se apodera de tus seres queridos. Los maltrata escondiendo aquello que fueron, los aparta de todo aquello que quisieron. Moral y físicamente los destroza, los humilla inmerecidamente, no son dueños de sus actos.
Y una se pregunta, qué dónde están. Ya no son quienes eran, no los reconoces, en el mejor de los casos, si lo hay, ríes. Pero el llanto y la frustración son la forma más cotidiana de vida.
Es lícito que les perdones sus actos, no son ellos, pero la rabia de no hallarlos cuando les hablas o simplemente cuando los ves con la mirada perdida llamándote como a su madre.
Rompe dentro de ti cualquier momento de paz y tranquilidad que destroza tu estabilidad. No están aquí, ni allí, son la conversión de sí mismos a su niñez. Adultos olvidados por su mente, que no saben comer, ni saben cuándo ni dónde aliviar sus necesidades.
En una palabra, o en varias, da igual, como lo plantees, son seres humanos que se trasforman en otros y se olvidan de vivir, a pesar de que su corazón late con fuerza y quieren, aunque no lo sepan decir. Y sufren y sufres, siendo más injusto para ellos que para ti, por el momento.
Es la enajenación mental que te atrapa, que te esconde en ella, no dejándote ver, es la apisonadora de la vida, llamada Alzheimer.
“Escrito desde la impotencia y la desesperación”
Adelina GN

Canciones de medianoche

Seré paciente

conmigo misma

Amaré

Caminaré

Seré tu erótica mirada

de noche

de día

Tu luna llena

enloquece

alma

Nada ni nadie

me quitará la sonrisa

Tus palabras me lastiman

Cada quien con su osadía

 

No apagarás mi luz

Ni serás mi desdicha

La felicidad está asomándose

Soy feliz conmigo misma

Me gusta perderme en tu melancolía

Perderme en esa manía de amarme

Me gusta besarte

sin reparos

Me gusta perderme en tu verdad

No es la mía

Me gusta amarte en la música cohibida de tus versos

Tus poemas de amor

cuelgan de todos los días

Cada flor es la primavera

De amaneceres

palidecidos

Una romántica cena

se ha obscurecido

No sabes cuánto amor le tienes

Se acuerda de ti

de vez en cuando

Le falta amor propio

Le enloquece tu mirada

Se viste de noche

Sale por las calles

Buscando tus ojos

Como si los encontrara en cada estrella

Palidece de no verte

Su angustia le corta las venas

No sabe cuánto la amas

Karem Suárez

 

 

Imagen de la red

PÉTALOS DE LIRIO

Pétalos de Lirios

Pétalos de Lirios

Voy a arroparte con pétalos de lirios. 
A lanzarte mil y una mirada velada, 
mientras te voy hablando flojito, 
aquí cerquita muy a la verita tuya.

Para que veas y escuches 
que ya ni tan siquiera me duele, 
eso que dicen la gente queda 
después de un largo tiempo 
y al que todos llaman recuerdo.

Porque ya no pierdo mas tiempo en odiar, 
a quien ni tan siquiera eso merece.
Ahora toca de nuevo empezar a soñar, 
y disfrutar con quién bien lo merece.

Voy a reír con esa buena gente, 
esas que también las merecen. 
A disfrutar cada instante sin permitir, 
que consigas las estropee, 
con el dolor de tus malos recuerdos.

Siempre hubo una nueva vida, 
que no cobraba aranceles, 
por el simple echo de querer soñar, 
con esa persona a la que siempre amaste.

Porque ya no pierdo mas tiempo en odiar, 
a quien ni tan siquiera eso merece.
Ahora toca de nuevo empezar a soñar, 
y disfrutar con quién bien lo merece.

Iván A. “Lugar Para Ver

https://platform.twitter.com/widgets.js

A %d blogueros les gusta esto: