Origen

 

 

 

 

 

Escarbando en las raíces de la tierra, perforando con mis manos hasta llegar al núcleo y tocar su centro. Escarbando y removiendo tierra de un espacio en el que varado quedó el recuerdo.

Esparcido queda el polvo en el aire y se multiplica durante su vuelo en minúsculas partículas que arden provocando en el alma todos los incendios. Como arenas ardientes de un desierto que hacen su misterio indescifrable, se van desentrañando los sarcófagos de tiempos milenarios.

Cavando en las profundas fauces de lo intangible del pensamiento, allí donde se halla la encrucijada irresoluta, ocultos como olvidados tesoros de infortunios y naufragios que las profundidades marinas engulleron, allí yacen a la espera del momento oportuno de bucear en el abisal y ser rescatados sus restos.

Escarbando bien hondo, sin apenas reparar en posibles daños que ocasionar pudiera el recuerdo rescatado. Se liberan a la superficie, emergiendo de las entrañas, solapándose con el presente salvando las distancias entre unos tiempos muertos y otros que aún vivos permanecen.

Vivencias que sus raíces otorgan las oportunidades de crecer con fuerza, ramificándose en frondosas ramas y firme mantenerse en sus propias creencias.

Profundizando en el interior del alma donde se aloja lo vivido y lo soñado, lo real y lo imaginado, lo deseado y lo no obtenido, lo recordado y lo olvidado, lo amado y lo perdido. Profundizando en las raíces del ser hasta llegar al núcleo de la existencia, llegar a conocer el punto de partida intentando dar respuesta al enigma hallando el lugar de origen.

 

 

@Marina Collado

 

 

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.