A la primera señal, al primer síntoma de control, a la primera ofensa o prohibición, a la primera vez que te alcen la voz, a la primera bofetada en la que te digan que se le fue la mano y te pidan perdón. A la primera de vez de una larga lista de señales de estar expuesta a una vida de maltratos, no le des otra oportunidad de que acabe con tu vida, ¡¡¡LÁRGATE!!!

Si has tropezado con los celos de un novio que te asegura que sus celos son «amor», no lo pienses, Mujer, da la vuelta, retrocede sobre tus pasos, no importa en lugar que te encuentres, abandona a la persona que te dice que te ama y que al mismo tiempo golpea tu cuerpo y te considera su esclava.

Abandona el castillo antes de que te veas encerrada en una mazmorra, aislada del mundo, de los seres que te aman para ser prisionera del que te conquistara con falsas promesas de amor y palabras acarameladas.

Pasó el tiempo y se le cayó la máscara con la que se camuflaba la bestia que realmente anida en su ser y ahora te mantiene secuestrada sometiéndote a vejaciones y palabras mal hirientes con la única intención de anular tu vida y tu voluntad perpetuamente. No caigas en las redes de la mentira y el falso «cambiaré, te lo juro, no volverá a pasar, esta es la última vez, tú eres mi vida y sin ti no soy nada» coge tus maletas sin pensarlo dos veces o vete sin ellas pero ¡¡¡LÁRGATE!!!

 

@Marina Collado