Se me cierran los ojos,
porque a veces las noches son más eternas que las horas de Sol.
Las noches son malas,
porque están ebrias,
como el vecino que grita a las tantas pidiendo otra.
Las noches están ebrias,
porque dicen verdades,
te da por pensar,
en problemas o en lo bien que te lo has pasado hoy.

Pero piensas tanto que te cansas de pensar,
te dicen la verdad,
y le das la razón,
un sí como los tontos.
Porque las noches a veces son eternas,
y dicen la verdad,
porque,
las noches están ebrias.