No temas

 

 

 

 

 

No temas mostrar ante mí la desnudez de tu alma, no hay más cálido abrigo para evitar el frío que el refugio y amparo que pueden darte mis abrazos.

No temas a la impaciencia del tiempo que en su transcurrir sin reacción pueda dejarte. No temas expresar sin reprimir las emociones y pesares que te perforan las entrañas.

No olvides que a pesar de la espesura y la oscuridad con que  el cielo amanezca, la luz del sol siempre está detrás, oculta entre las nubes esperando a que la tormenta escampe.

No temas mostrar tus lágrimas ante mí, pues de dolor y sufrimiento la vida me colmó lo suficiente para llegar a entender que si la voz se rompe en tu garganta el silencio es lo suficientemente elocuente y solo basta un abrazo, una caricia, la ternura de una mirada para dar consuelo a tu alma atormentada.

No temas a mi corazón pues la única razón por la que late es para contagiarte de vida y consolarte. Mírame sin vacilar, de frente, sin bajar la vista y perderte en el infierno de tus pensamientos, contempla a través de los ojos de tu corazón la nitidez y sinceridad de esta mirada que te alienta y te ama.

Confía en ti, en tu fortaleza interna y ahuyenta el temor a la incerteza. Mira hacia adelante con mirada esperanzada sin rendirte ni desfallecer, confía en el poder de la fuerza que tu interior alberga.

A tu lado me mantengo alerta, siempre estaré aquí para ti, cercana en la distancia impuesta, mitigando tu cansancio, tendiéndote mi mano para evitar el daño en la caída, motivándote a continuar sin abandonar la partida, ofreciéndote la fuerza que me da el amor para que no te falte si la tuya se debilita, para que tengas suficiente de repuesto y puedas usar la mía por si en algún momento crees que la necesitas. 

 

 

 

Imagen de la red  

 

 

1 comentario en “No temas

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto: