No te detengas, seamos amantes perfectos

No te detengas, seamos amantes perfectos

Seguiremos siendo por siempre amantes perfectos siempre que al amarme busques hasta la locura que nunca sea la última vez, nunca te detengas para amarme, desearme y extrañarme

 

Sólo te pido que nada pronuncies

Y casi como si no estuvieras presente a mi lado

Inicies a besarme desde los diminutos dedos que dan vida a mis pies

Hasta la locura eterna que te lleva a morir de placer

¡Calla!
Nada pronuncies

Mientras avanzan tus manos con sigilo

hasta ahí en donde provocas la fusión perfecta

entre tus dedos y mi desesperación anhelada

¡Detente!

Y No te detengas

Al escuchar los suspiros casi silentes que arrancas de mis cuerdas locas
Cuando sientas apenas que un volcán estalla

Cuando sientas que resistir no puedes más

Y levantes la mirada para saciarte en placeres con sólo ver mi mirada

Asciende corriendo con ansia y sin prisa
Llevando ambas manos a mi anatomía que aguarda

En cada rincón que de manera perfecta e inexplicable

Se adhiere a la forma y al molde de tu invasión sagrada

 

A menos de un instante, a menos nada más

por segundos básame un poco

Un poco nada más

 

Asciende

Y no te detengas

Justo en mi fuente bebé por segundos

la miel de la vida

la que te recuerda que hasta el cielo me deseas

más que por amor
Por de ser tu fruto prohibido

Ahora ya bésame eternamente
Besa mis labios hasta entregarme tu aliento
Besa mis labios hasta robarte mis años
Hasta entregarme tu cuerpo

A los seguidos instantes en los que ejerces el embrujo rítmico

de esta danza que bailamos juntos
Besa mi cuello con el terciopelo que acostumbras

y deja que tu voz grave me susurre palabras

que antes de ti no entendía ni anhelaba

 

¡Detente!
Y No te detengas

Aprieta mi cuerpo contra tu cuerpo

Mi pecho contra tu pecho

Tus besos entre mis besos

 

Hazme creer que esta pasión que nos toca

Será nuestra para siempre

Que el calor de nuestros cuerpos

En la frialdad del olvido hundida no será nunca

 

Mírame y bébete mis ojos

Cae en su embrujo y en mi mente

Abraza hasta casi la muerte

Mi cuerpo, mis intimas partes

Mis sombras y mi pecador deseo

 

Promete por última cosa tenerme siempre en tu mente

Desearme siempre en silencio

Ser fieles en este eterno secreto

 

“Me llamo Nora, vivo en la ciudad de León en México y tengo 53 años.
Desde siempre me ha encantado leer y crecí con historias de cuentos y hadas en las que los sueños se hacen realidad.
Me encanta la novela histórica y la poesía.
En mi juventud escribí y publiqué algunas obras y abandoné las letras para retomarlas apenas hace un año, disfrutando muchísimo pintar en pliegos mi vida y las que me puedo robar en mi andar diario.
¡Gracias por leerme y sentir mis palabras en tu ser!.

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: