No eres rosa eres camelia

No eres rosa eres camelia

Amaneciste Rosa

pálido

confusa.

Te vestiste

con tu mejor traje:

desnuda.

Saliste al balcón

dorada y fresca

Susurrabas

palabras eternas

encadenadas.

Tu equilibrio de barandilla

mil veces ensayada

-falló el engaño-

Caíste ángel

de alas cortadas

como el destino.

Tus manos ya,

Camelia,

ensangrentadas.

 

M. L. F.

 

4 comentarios en “No eres rosa eres camelia

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto: