No eres rosa eres camelia

No eres rosa eres camelia

Amaneciste Rosa

pálido

confusa.

Te vestiste

con tu mejor traje:

desnuda.

Saliste al balcón

dorada y fresca

Susurrabas

palabras eternas

encadenadas.

Tu equilibrio de barandilla

mil veces ensayada

-falló el engaño-

Caíste ángel

de alas cortadas

como el destino.

Tus manos ya,

Camelia,

ensangrentadas.

 

M. L. F.

 

4 comentarios en “No eres rosa eres camelia

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: