No dejes de respirar

 

 

 

Cuando empuja el miedo

la angustia se revoluciona

¡Señor!

Y no es más que una norma

¡Que no entiende de credo!

Y ayer la ruina que fue, tal vez,

quizá la oscuridad,

quizá la tempestad que viene y va.

Un momento en el salón necesitó,

aclimatarse al mundo exterior

no es realidad virtual ni paz antisocial

es solo murmullo, sólo respirar.

No dejes de respirar.

La solución atemporal del miedo

es responsabilidad, y respirar,

no dejes de respirar.

Gustavo García Pradillo

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestra página

Te has suscrito correctamente al boletín

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

Página de escritores will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.