Naufragio - Página de escritores

Naufragio

Corren los recuerdos a mil por hora
Y mientras escribo brotan lágrimas de mi ojos
Revelando lo que causas en mi alma
Se agolpan y pasan unos sobre otros entre nubes y escenas nebulosas
Te vuelvo a ver sentado frente a mi
Tomando mis hombros, plantando de frente ese beso que inició tantas primeras veces en nuestro devenir
Salen del foso del olvido nuestros pactos, las palabras y el secreto placentero de nuestra historia
A tantas lunas, que parecen pocas permanece tu aliento en mi oído
Permanece tu olor en mis manos y en mi almohada
Imborrable queda el tatuaje trazado por tus manos en cada rincón de mi cuerpo.
Aún danzan nuestros cuerpos en la interminable seducción de cada tarde
Aún puedo escuchar, casi silente y en agonía la canción que vivirá para siempre
Aún y en majestuoso silencio las frases que tu grave voz se atrevía a gritarme
Certeza no tengo de querer borrarte
Certeza no queda si me mantengo en amarte
Deseosa camina mi alma sobre cuerda floja dudando si un poco, si tan sólo un poco tu casi me amaste
¿Qué se hace con el infinito amor que dejaste en mis manos?
¡Se guarda y se olvida!
En espera de ser utilizado como sentencia y condena divina al querer vivir una nueva historia:
Te fuiste dejándome temblando de amor.
Te condenas a ser eternamente infeliz sin mi a tu lado
Me condenas a ser eternamente infeliz sin ti a mi lado
Condenas a esta nueva historia, por que aún latiendo a su lado, como te amé a ti jamás; ni en intención, lograré amar a nadie jamás.

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestra página

Te has suscrito correctamente al boletín

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

Página de escritores will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.