Nariz de Payaso

En el bolsillo de mi abrigo encontré una nariz roja, blandita, redonda, de payaso.

Me hizo recordar aquellos días en que mi familia y yo nos sentábamos frente a la televisión.

Creo que eran los sábados por la tarde. Deseamos que llegara el momento. Una hora de risas, caras de asombro y reunión muy familiar.

El sofá del salón de mis padres era de skay color gris, una pequeña mesa de madera en el centro y otra pequeña en una esquina rodeada de 4 sillas, que utilizábamos para comer.

En invierno en casa hacía mucho frío, entonces nos cubríamos con una manta, por supuesto llevábamos puesto el pijama, la bata y los calcetines. ! ¡Madre mía! Aún así intentábamos no tener que salir del salón, evitábamos hasta ir al baño. Era el único sitio razonablemente caliente.

Nuestro querido salón era donde hacíamos vida, y al mismo tiempo servía para unirnos un poco más cada día. Jugábamos a los juegos reunidos, escuchábamos la radio, estudiábamos  y leíamos.  Era nuestro hogar.

La televisión pantalla cuadrada, por supuesto en blanco y negro que de vez en cuando nos daba un sustillo, y al fundirse una lámpara nos dejaba sin entretenimiento.

A Las nueve en punto cada noche mi madre nos mandaba a la cama, en la tele salían unos niños de muchas edades cantando esa canción que casi todos recordareis,  “Vamos a la cama”, que unos años después fuer sustituida por “un globo, dos globos…”.

Pero volvamos al principio,” Los Payasos de la Tele”. ¡Cuantos recuerdos!

Gaby el más serio de todos con su  chaqueta larga de pingüino intentando poner siempre orden en un caos  de risas.

Miliki, siempre se hacía el despistado, el torpe y  Fofo no es que fuera el mejor payaso, era el rey de los payasos, todos los niños estábamos loquitos por él.  Cuando murió lo sentimos de corazón y el mundo del circo se quedo  huérfano.

Como olvidar, aquel saludo  ¿Cómo están ustedes? Nos hacían gritar y gritar y no nos cansábamos nunca.

Tengo una cinta de casete  guardada de recuerdo  con aquellas canciones que sólo ellos sabían cantar:  “El auto de papa”, “Como me pica la nariz”, “Susanita”, “La Gallina Turuleca”, “El reloj de Rufo” o “Había una vez un circo”.

Se los puse a mi niña cuando era pequeñita, y cuando por primera vez la lleve a un circo de verdad, Sabéis lo que me dijo: “Mama esto no es un circo. ¿Dónde están los payasos?”

Ellos transmitían ilusión, alegría, asombro. Eran los embajadores perfectos de la alegría.

Luz.- Enero 2017

 

2 comentarios en “Nariz de Payaso

  1. Qué buenos recuerdos!!! Las canciones de los payasos de la tele han trascendido a todas las generaciones creo. Se las canté a mis hijos y se las he cantado a mi nieto. Besos todos preciosa.

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto: