Mis letras

 

Desde niña las letras significaron mucho para mi. El  escribir me fascinaba y antes de saber las vocales iniciales, jugaba simulando que sabía hacerlo. Siempre me gustaron los cuentos infantiles, aunque las historias orales de mi abuela me permitían imaginar y viajar más. Mis primeros años de escolaridad fueron dichosos.

Sobreviví a la enseñanza formal, gracias al estudio de música a la edad de ocho años. Eso, fue  lo que me empujó a la composición. Al principio, sólo escribía canciones. Pero un enamoramiento súbito, pudo expresarse sin música. No me servían las reglas de la Literatura. Lo mío era simplemente un desahogo. Y a través de esta necesidad de expresión, empecé a escribir de otra manera. Si leía versos que rimaban, “la música” seguía en mí por varios minutos; como el impulso de tararear una canción pegadiza.

Al principio oculté mis escritos, hasta que un día decidí compartirlos con amigas. Los aceptaron con alborozo, pero yo no creía  que eso pudiera tener un valor o que llegara a alguien con intensidad. Me plantearon participar de un Concurso de Poesía, en la Editorial Bahobahal principio me negué, pero finalmente acepté. Recibí una mención de honor por mi trabajo. Un tiempo después participé en un concurso diferente y llegó la segunda  mención de honor. Esto me estimuló para seguir participando en otras editoriales, incluso internacionales en Madrid y pude encontrar un sentido para seguir escribiendo y compartiendo.

Quienes escribimos no siempre tenemos la musa inspiradora que nos aporta las palabras exactas. También tenemos que afrontar nuestros  monstruos depresivos que buscan desalentarnos. A veces avanzamos en la oscuridad y sólo tenemos la palabra para encontrar la luz. Por largos períodos, sólo me dediqué a leer en una búsqueda de mi propia esencia. La música sigue inspirándome día a día como también las vivencias que no dejan de plasmarse guiándome a un encuentro cada vez más profundo conmigo misma, con el otro y con mundos inimaginables. Son viajes propios a los que me llevaron por curiosidad. Que me maravillan. Que me sorprenden. El asombro y la sorpresa son inversamente proporcionales a la edad. La magia puede continuar en la medida  que estemos abiertos a dejarnos sorprender por las letras; en que podamos transitar esas experiencias con la inocencia  de un niño, que va descubriendo universos a cada instante.

Aqui les comparto, uno de mis primeros poemas

10 comentarios en “Mis letras

  1. Sin palabras me dejas Lorena querida , llegas a mi alma pegando fuerte …te felicito , eres grandiosa , admirable ! Te quiero mucho !

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: