¿Cuál es mi trofeo?
Apartarte de esa santidad medieval que te aprisionaba
Llevarte a mi lecho y beberme tu cuerpo
Quitarte a pedazos el velo siniestro de negar a mí tu aliento
Triunfante me quedo
Al saber que invado tus días y placeres
Que al oler tus manos anhelas mi cuerpo
Anhelas mis besos
Precisas mi cielo
Y no me importa tanto
Cuánto seas parte de mi tiempo
Mi ser se envanece
Al saberte hoy mío
¿El mañana?
No lo sé
Hoy eres tan mío
Como yo de ti
A %d blogueros les gusta esto: