Mi sueño

 

 

He soñado tantas veces con el mismo sueño que ya lo considero compañero de viaje en mi descanso nocturno. El plácido vaivén del batir de mis alas expande su eco al emprender el vuelo hacia espacios infinitos en los que vivo con intensidad cada momento del viaje que inicio con la ilusión programada antes de cerrar los ojos y entrar en el dulce abrazo de Morfeo que con mimo me acoge y vela el ensueño en el que me sumerjo.

Entro de inmediato en ese sopor que notifica el silencio el estado profundo de una nueva conciencia con la que poco a poco me traslado al mundo que al otro lado, en un plano distinto, espera mi regreso. Siento que soy pluma suave y ligera envuelta en la ingravidez galáctica por la que asciendo. Me acompasa el melódico batir de las invisibles alas como armónica sinfonía que lentamente deja sonar sus notas y se posan como suave caricia sobre el lecho de nubes de blanco algodón anunciando la llegada.

Todo un espectáculo se prepara como bienvenida y reconocimiento, mi mundo en mi sueño, mi sueño soñado danzando al son del río desbordado por donde transcurren todas las sensaciones que en el alma se instalan conmoviendo al cuerpo durmiente.

Mi mundo, mi universo, un baño de luz en el que me envuelvo preparando el despertar en el día señalado, en el perfecto instante en que al abrir los ojos compruebe que dejé de soñar alcanzando mi sueño.

 

 

@Marina Collado

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.