Mi piel

 

 

 

 

 

Mi piel, que se duele, que se transforma y sangra a lo largo de las horas malditas. Mi piel, reflejo de dolores y angustias contenidas, emociones no liberadas que se graban y tatúan en su memoria infinita.

Herida se muestra, silenciosa en sus cicatrices que abiertas  supuran como ríos desbordados.  Dolor inacabado, interminable, tensión que en el cuerpo se acumula recorriendo todas las partículas celulares.

Dolor del alma, dolor intenso con sabor a impotencia. ¿Cómo poder aliviar el sufrimiento? ¿Cómo combatir el miedo? ¿Cómo sanar solo con el pensamiento, la intención y el deseo de que sea cierto? ¿Cómo hacer desaparecer el dolor exacerbado que en mi ser se agolpa desde la noche de los tiempos?

Dolor y padecimiento que la piel absorbe como propio, se instala en silencio sin darme apenas cuenta. Sola con mi impotencia lanzo un grito desgarrado al Universo, piedad y clemencia solicito y ruego. Compasión para el tormento del alma ignorada, de la voluntad perdida, del corazón que pierde su ritmo y su latir se debilita.

Mi piel, manifestación de estigmas que sobre el cuerpo se expresa. Mi piel, se estremece y se acongoja por tu sufrimiento ¿Qué no te diera para sanar las heridas que te impuso la vida? ¿Qué no hiciera para insuflarte vida con la mía? ¿A qué sacrificio no me sometería con tal de aliviar tu padecimiento y al mismo tiempo sanar mi piel y mi alma de las heridas que hice mías? 

Imagen de la red

Me gusta todo lo relacionado con el arte, la cultura, literatura sin ser experta . Me encanta leer y escribir y estoy en este mundo de las letras de forma accidental.

4 comentarios en “Mi piel

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: