Mi niña hermosa

Mi niña hermosa

Llegaste una tarde en que bajaban

Rayos cobrizos, rayos dorados

Morena y pura como el cacao

Imponente y fuerte como tu nombre

 

Llegaste a mis brazos tras larga espera

Tomé tus manos entre las mías

Y supe que eramos almas eternas

Almas que se amarían por siempre

 

Mas la vida me fue arrancada

Tan de repente y sin plena causa

Que dejé tus manitas abandonadas

Deje tu vida en cuanto me fue regalada

 

Lloré por lunas por mi regreso

Mas los designios divinos son invariables

Me permitieron ser sólo tu ángel

Cuidarte siempre aún sin tú verme

 

Te he visto llorar, reir y sufrir

Te observo cuando bailas enamorada

Te abrazo cuando tu alma pierde la calma

Te amo desde mi ser etéreo hasta la eternidad

 

Sé por vivirte lo que me extrañas

Sé que mis besos hoy te hacen falta

Sé que me piensas, sé que me amas

Sé que quisieras tenerme cerca

 

Cómo te admiro en tu caminar

Alabo a Dios por tu fortaleza

Alabo al cielo por tu bondad

Quisiera veme en ti, frente a frente

 

Mi niña hermosa como el cacao

Ten la certeza de que a tu lado

De día y noche me encuentro yo

Con alas blancas besando tu alma

 

Mi niña hermosa como el cacao, ten la certeza desde donde estoy que te cuido, que te  amo y que te brazo cada instante de tu vida. Sólo extiende tus manitas y ahí estoy.

9 comentarios en “Mi niña hermosa

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: