RELATOS

Mi lado oscuro

 

Todo ser humano nace siendo inocente, es a medida que vamos creciendo cuando vamos cambiando, la educación, la sociedad, la familia, todo nos va modificando mentalmente, poco a poco, creemos que vamos madurando, que somos más civilizados porque la sociedad en la que vivimos nos quiera así. Pero la verdad es que todos, cultivamos un lado oscuro que dejamos tras nuestro rostro diario, ese lado oscuro que no podemos sacar porque va contra nuestra educación, contra los principios que nos han ocultado y porque no decirlo, contra la religión, esa que nadie profesa pero que a todos nos marco cuando fuimos al colegio o más tarde también a catequesis para prepararnos para hacer la 1ª comunión, sí ya se que hay para quien no fue así, bien porque no la hizo o porque su religión es otra o es ateo. Pero esto es irrelevante ya que los principios y la educación de la sociedad nos ha inculcado unos parabienes que van totalmente en contra de ese lado oscuro que a veces emerge con fuerza y nos desborda, no lo podemos controlar.

 

Si lo dejamos salir es cuando nuestros instintos más primarios, los que nuestros ancestros, los primeros hombres nos trasmitieron en los genes que hoy día, después de mas de cinco mil años siguen latentes en nosotros. Son esos que en un estado de supervivencia hace que sobrevivamos a momentos realmente drásticos, como es el hecho que un hombre sea capaz de sobrevivir a un accidente de aviación en pleno invierno, como ocurrió a los integrantes del equipo de futbol en los Andes o pasar semanas a la deriva, después de un naufragio.

 

Pero esos genes también son los que nos hacen sacar ese lado que nos hace ser agresivos, violentos, capaces de asesinar sin remordimientos y capaces de dormir por las noches como si nada pasara en el mundo.

 

Ese es el lado oscuro del ser humano y todos tenemos, uno mismo incluido, el que pulsa las teclas de este ordenador en el que se quedan reflejadas estas palabras, si, yo también tengo un lado oscuro capaz de cosas que es mejor no pensar y menos contar, pero tranquilos os voy a contar hasta donde pueda sin poner en riesgo mi libertad, no me gustaría ir a la cárcel, porque eso de que los delitos prescriben es solo para los delincuentes de guante blanco, arias políticos, no voy a dar nombres porque todos conocemos unos cuantos cientos.

 

Cuando era niño me dio por instruirme en la disección de anfibios, ranas, salamandras y tritones, entonces vivía en otra localidad y allí había un habitad bastante extenso de estos anfibios, ahora no lo se, supongo que como en todos lados las cosas habrán cambiado e incluso desaparecido muchos de ellos.

Al cambiar de localidad cambie también de gustos, pero antes de cambiar probé lo que era un conejo/a por dentro, el tema del aparato digestivo y respiratorio lo estábamos estudiando en el colegio en aquella época, fue algo muy ilustrativo, hoy diría que es algo criminal e incluso sádico.

Entonces mis gustos se refinaron en otros animales algo más grandes y difíciles de encontrar, pequeños mamíferos, roedores, e incluso un cabritillo que recogí en una granja en un despiste de su dueño.

Lo até de las patas traseras y lo colgué cabeza abajo, el animal no dejaba de berrear o balar más bien; cuando acerque el cuchillo al cuerpo del cabritillo he de reconocer que me temblaba un poco la mano, pero cuando lo clave y empezó la hoja a hundirse en las carnes blandas del estomago, no apreté mucho para no perforar las tripas y que no se llenara de porquería por dentro, abrí en canal ha aquel animal como si de un experto se tratara, le saque cada órgano por un lado, estomago, riñones, corazón, tripas, pulmones, hígado y así cada uno de ellos, estaban calientes, pegajosos y sangrientos, pero no me supuso ningún problema aún teniendo doce años nada más.

¿Sería aquel el comienzo de algo? ¿O solo me serviría como una experiencia más de esta vida?

 

©Antonio Caro Escobar

2 Comentarios

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: