Ahora que mi voz se ha secado,

que mi lengua se ha trabado,

que el tumulto del quebranto entristece el buche repleto

de licor dorado, pinto con la luz de los reflejos

que mi encierro brama,

llameante como presos buscando libertad.

 

Gustavo García Pradillo