Mi cadencia natural

Mi cadencia natural

MI CADENCIA NATURAL

Dices que mi voz te enamora, con su cadencia natural, que se convierte en susurros cuando la oyes llegar.

¿Y qué quieres que te diga, cuándo te oigo hablar así? Que no quiero que así sea, prométemelo por favor. No quiero que ni de broma te enamores de mi voz. Por muy susurro que sea, elegante y sensual. Por mucho que te enamore, no la permitas embrujar.

Enamórate de mi ingenio, ese que te hace reír. El que te saca una sonrisa cuando no pareces feliz. Cuando todo está perdido, cuando tu día está gris, y llega mi algarabía y te hace sonreír.

Enamórate de mi inteligencia, también de mi conversación. Aunque toda esta sea con la cadencia de mi voz. Que de cualquier tema que trates, puedas conmigo hablar. Que no me quede en boquilla, sonrisitas y ya está.

Enamórate de mi juicio, de mi forma de actuar. De resolver los conflictos con mi gracia natural. Que te sientas orgulloso cuando me veas venir. Que sea la mujer que quieres, porque siempre actuaré así.

Enamórate de mis actos, de los hechos que en mí ves. Pues las palabras son viento, que igual que vino se fue. Yo nunca fui de palabras, sino de forma de hacer. Si te enamoran mis silencios, es porque me alcanzaste a ver.

Si todo esto te enamora, nada menos, nada más, solo entonces, sin reservas, podrás en alto gritar, que te enamoró mi voz, con mi cadencia natural.

About Ana Centellas

Soy Ana profesional de los números,apasionada del mundo de la letras,iniciando mi aventura literaria, aprendiendo un poquito más cada día y compartiendo mi sueño con una familia genial.

16 comentarios en “Mi cadencia natural

  1. Querida Ana es realmente precioso. Que no sea una sola cosa lo que de nosotras se enamore nadie sino del conjunto de valores y características que conforman nuestro ser. Besazos y abrazos muchos corazón.

  2. Ay hija, con la voz tan bonita que tienes y que tengas esa costumbre de tomarte la copita de cazalla por la mañana. Me ha gustado mucho, esos amores a tiro fijo cojean al primer tropiezo. A ti que te quieran por todo lo que eres entera y no por parcelas. Ésta si, ésta no. Hale que ya me callo. Un beso.

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto: