Me sorprendió la noche

 

 

 

 

 

Me sorprendió la noche a mitad de camino entre la realidad y el ensueño, me desveló la madrugada con perfume de estrellas y brisa de cometas. Confusa quedó la memoria, refugio de mi recuerdo, no pudo localizar el punto del espacio en el que se hallaban alma y cuerpo.

A mitad de camino se grabó la historia de días y noches de antaño, de fuegos extinguidos por las prisas del tiempo, se sobrecogió el alma al escuchar las notas de melodías pasadas. Sin lamentos se bifurca la consciencia que indaga con insistencia entre lo real y lo imaginario, las verdades ocultas que los sueños encierran.

Me sorprendió la noche con su cálido manto, me cubrió de silencios y escuchó atenta los más íntimos deseos, se encendieron luces que por el firmamento se propagaron, volví a dudar de todo ¿soñé dormida o despierta seguía soñando? La nitidez de las imágenes que la mente recreaba eran tan ciertas y auténticas que con solo pensar tu nombre mis labios los tuyos besaban.

Me sorprendió la noche y no supe qué historia contarle, le hablé de ti y de mis sueños, le declaré el amor que por ti mi alma siente, le escribí miles de poemas sin reprimir mis sentimientos, se emocionó la noche y derramó lágrimas sobre mi almohada al leer los sublimes versos que mi corazón al tuyo dedicaba.

Me venció de nuevo el creciente anhelo de perpetuar el sueño, en el dulce abrazo de la noche, el ensueño, real se iba tornando. Me sorprendió la noche sellando con un beso la esperanza de soñar  tu amor, con el deseo de amarnos por toda la eternidad, más allá de la realidad del ensueño.

 

Imagen de la red

6 comentarios en “Me sorprendió la noche”

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: