Me han robado la primavera 3 (El cansancio) - Página de escritores
confinamiento

Me han robado la primavera 3 (El cansancio)

Día, de verdad ya no me acuerdo.

Ya no me acuerdo y casi puedo decir que ya no me importa, ya me acostumbré.

Estamos a días de despedir la primavera y las lluvias prometen su aparición, mientras el cansancio físico y emocional ha invadido los días y las noches de algunos de nosotros.

Hoy, de nuevo me asomo a la ventana oliendo el aroma de los árboles y las plantas; anhelando salir a cantar con los pájaros que día a día van aumentando sus filas de coristas que entonan cantos de lindos amaneceres.

En algunas ocasiones, el cuerpo deja de responderme. Se niega a ponerse de pie, a “conectarse” de nuevo durante interminables horas, a cubrir mi cara bajo la sombra de una mascarilla de tela, a perderse de la magia del contacto directo con otras miradas.

¡Que cansancio!

He dejado de ver las noticias y de escuchar conversaciones fatalistas que en pequeñas madejas van desprendiendo finos hilos de mi corazón; estoy en constantes saltos fluctuantes entre la euforia y la fatídica desesperanza; me siento, me levanto, me duermo y me despierto.

Dentro de mis días de extremo cansancio, en los que me es heroico hasta salir de la cama; me llegan casi en el misticismo los recuerdos de la falsa libertad con la que solíamos deambular por nuestras ciudades y sólo puedo distinguir aquello que desde hace “1000000 cuantos días” ha quedado detenido.

Es entonces, cuando surge con mayor intensidad el anhelo de recobrar aquello que vale la felicidad conservar.

Las risas, los abrazos sinceros, la taza de humeante café en las mañanas, la caminata por las veredas arboladas, el olor a incienso, una meditación comunitaria y. . . . tantas cosas que si las voy sumando superan en mucho a la cantidad incontable de días que me han tenido aquí, dentro de mis cuatro paredes.

Es verdad. El cuerpo está cansado, la mente está agotada, el calor me ahoga; pero dentro de mí, muy dentro se prende la chispa del verano que en pocos días vendrá a purificar mi espíritu con sus anheladas aguas.

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestra página

Te has suscrito correctamente al boletín

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

Página de escritores will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.