Me dejé seducir - Página de escritores

Me dejé seducir

Me dejé seducir

Me dejé seducir

Sus ojos, su boca, sus manos, sus dedos, precipitándose a un infierno seguro.

Y aun así.
No tuvo duda.
Lo hizo.
Fue valiente.

Me sedujo.

Es justo, sincero, directo, maduro.

Me declaro inocente.

Ingenua.

Insaciable.

Y sin pena.

Sus labios carnosos, su rápida lengua y mirada perversa.

Mi perdición.

No pido clemencia.

Tal vez el perdón.

Mi alma inocente,

pecó en lo evidente,

cayó sin rendición.

En su mente sin prohibiciones,

en sus dulces declaraciones,

en sus livianas imitaciones.

No tuve duda.

Fui cobarde.

Me dejé seducir.

By Miriam Giménez Porcel

6 comentarios en “Me dejé seducir”

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestra página

Te has suscrito correctamente al boletín

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

Página de escritores will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.