Me abrazo,

me descubro y me abrazo como si por primera vez de mi supiera.

Me abrazo reconociendo mi esencia,

me abrazo como antes nunca lo hiciera.

Me abrazo

y siento en mi abrazo la sensación de bienestar que en mi Ser despierta.

Se entrelazan mis manos en mi espalda,

se reconocen en el suave tacto,

se besan deslizando los dedos,

rodeando las formas,

acariciando mi espacio.

Me abrazo a la calidez de sentir y ser.

Me abrazo

y me recreo en el dulce contacto de una piel despierta.

Me abrazo

deshaciendo la envoltura que aisla el alma del cuerpo.

Me abrazo con mimo y cariño,

con amor infinito hacia el reino que gobierna el alma.

Me abrazo con ternura inmensa,

me amo valorando mis virtudes,

me amo aceptando mis defectos.

Me abrazo

en un abrazo en que me fundo con mi Ser auténtico.

Me amo como nadie puede hacerlo,

me doy,

recibo,

conmigo fluyo,

con un amor que crece y se expande,

abrazando la vida,

amando cada una de las células que componen mi universo.

 

 

@Marina Collado