malabares

Encontré bordes de locura
en tus recuerdos olvidados,
trazos de un pasado añejo
que por viejo nos engalana
si se compara al vino
que por nuestras gargantas baja

Vi también tambaleante en mi rutina
un rosario pagano, que dulcemente
se deslizaba por las grutas del destino.
abriéndose lugar, con cuentas oxidadas
golpeando la suave piel de sabor a caricias
Moldeando con las manos las sinuosas dunas del camino.

Saboreando en esos versos que dulcifican
con una única mirada,
la miel de los encuentros perdidos
y la razón de la comisura de los besos prohibidos.

Que amainando tempestades,
suelo perderme haciendo malabares
suplico a gritos una última llamada,
una ultima cabalgada de dos valientes jinetes.

@ Gustavo Garcia