Mala tinta

Mala tinta

En esta vacía hora, se enfilan los pesares para transitar entre los agónicos destellos de mis dedos.

Mis manos están huecas, de sus fondos sin fondo sólo salen piedras para arrojarlas al deteriorado instante que precedió el golpe en cada letra…

A destiempo están las ganas de destruir el indolente escarnio de este día moribundo…

De qué sirve el respiro en un cenicero lleno de tiempos inexistentes, quemados en cada colilla de cigarrillo.

De qué sirve sobrevivir a lo que no se vive. En cada parpadeo se muere el camino hacia un horizonte desdibujado.

No hay poema en la tinta que hoy he usado, tal vez mañana…

 




 

Viviana Lizana Urbina

 

2 comentarios en “Mala tinta

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto: