Luvia

 

 

 

 

Te llevo en mi pensamiento y yo sin prisa

veo caer la lluvia reciclada, delgadita.

Me tomo un café para estar contigo

aunque sea en sueños

Habita en mí un extraño silencio

que quiero romperlo con mi voz bajita.

Oscurece el día muy tempranito,

las estrellas iluminan tu tierno rostro

la luna también se viste de poesía y medita.

Aramos la tierra para que crezca el banano

y las flores de las que se alimentan las abejitas.

Extraño tu risa y tu paladar

que está en otros mares

cuidando de otras cosas

menos superfluas y cotidianas.

Sigue lloviendo en gotas gruesas

mientras los niños de la calle se bañan en ella con pleitesía.

Ayer murió un poeta y la tierra está triste

porque ya no habrá versos suyos

filosofando sobre la vida.

La muerte trastoca a los que viven hoy en la verdad

y no en la mentira.

La soledad siempre fue un pretexto

para escribirle al amor que deseo.

Recreamos ayeres,

vivimos el presente con una sonrisa.

Karem Suárez

 

 

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.