Llueve. Lo mismo fuera que dentro.

Y tu ¿osas decir lo que siento?

No hay nada tan efímero

como un amor no correspondido.

Lágrimas cayendo sobre las manos del ciego.

Fuego quemando por dentro.

Llueve. Lo mismo fuera que dentro.

Y tu ¿osas saber lo que yo siento?

Matar esa soberbia.

Romper en pedazos esa ironía,

transformarla en modestia.

Entrar en calor, de nuevo.

Llueve y salgo a los charcos,

sonrío en silencio,

se esfuma el maquillaje

que camuflaba mis miedos.

Ya hizo demasiado frío,

en otros inviernos.

Llueve. Lo mismo fuera que dentro.

Chorrean palabras ancladas en el pasado,

habías sellado mis labios.

Hoy abro candados y cierro tu puerta.

Adios mi malvado ser de hielo cansado.

By Miriam Giménez Porcel.