Lección de humildad

Lección de humildad

Era verano y como todos los días Carlos se levantaba temprano para prepararse un vaso de leche, eso con suerte si había, cogió su pequeña mochila de la patrulla canina que unos días antes se había encontrado en un cubo de basura, puso una botella de agua y unas cuantas galletas que habían sobrado del día anterior, saludó a su mama que estaba cuidando de su hermanita pequeña y se fue. Él era el hermano mayor aunque solo tenía 9 años, su mama no trabajaba y su papa tampoco aunque salía muy temprano para buscar trabajo y así poder traer a casa algo para comer, pero no todos los días lo conseguía, suerte de su vecina María una mujer mayor que no tenía familia y nos traía comida. Carlos andaba más de una hora hasta poder llegar a la estación de tren, allí se sentaba junto a un banco para pedir algunas monedas y así poder llevar a su casa algo de dinero, cuando estaba pasando por la puerta para entrar su mochila se enganchó y se rompió.

–  Jolin!!! Gritó- enfadado.

Se puso en su sitio intentando a ver si podía arreglar la mochila, pero era imposible, estaba rota, la dejó a un lado y saco una galleta, mientras iba comiendo observaba a la gente, vio a un niño con su papa, que estaba esperando al tren, iba  muy bien vestido con zapatillas nuevas y una mochila como la suya, cuando llegó el tren la gente empezó a subir sin control dando empujones con mucha prisa, el  niño en un descuido se separó de su papa y cayó al suelo, pudo levantarse rápido y subir al tren cuando este se puso en marcha. Carlos que estaba allí vio como la mochila de aquel niño estaba en  el suelo y fue a cogerla, pensando que se la podía quedar, pero no decidió salir corriendo detrás del tren para poder dársela al chico que desde la puerta veía como Carlos intentaba llegar , el tren cada vez iba más y más deprisa y a Carlos le costaba mucho pero en un último esfuerzo empezó a correr con todas sus fuerzas hasta que sus zapatillas no aguantaron más y se rompieron  cayendo al suelo, el niño al ver que Carlos era humilde se quitó sus zapatillas nuevas y se las lanzó para que se quedara con ellas y con su mochila.

Ese día Carlos no pudo conseguir ninguna moneda pero aprendió que siendo buena persona te pueden pasar cosas buenas en la vida.

3 comentarios en “Lección de humildad

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: