Las palabras mágicas

Las palabras mágicas

Era tarde ya, Cloe ya había acabado de cenar, unas ricas verduras con pescado, estaba relajada en el sofá, y a punto de irse a la cama puesto que al día siguiente tenía que levantarse temprano para ir a la escuela, veía pasar a su  madre de un lado para otro preparando su ropita para mañana, su mochila de deporte y demás enseres que puede llevar una niña de 7 años al colegio. Empezó a pensar todo el trabajo que su mama hacía, y que ella casi nunca valoraba, hasta que pensó en unas palabras mágicas que le diría nada más levantarse.

Cuando despertó, Cloe salió corriendo de su habitación para tomarse su vaso de leche con cereales, y así recitar las palabras que había pensado para sus padres.

-Mama, mama!! tengo que decirte unas palabras – dijo Cloe.
-Ahora no cielo que llegamos tarde, y luego tengo que irme pitando al trabajo! – contestó
-Papa, papa!! tengo que decirte unas palabras, – volvió a insistir Cloe.
-No puedo Cloe, me voy que me espera mi socio para ir al trabajo. – dijo papa.

Cloe se fue al colegio un poco enfadada porque sus padres no tenían tiempo para escuchar unas palabras mágicas que había pensado decirles, al acabar el día regreso a su casa, e hizo como todos los días su rutina, se baño, se puso el pijama, y estaba preparada para la cena, entonces Cloe le dijo a su mama:

-Mama te puedo decir ahora esas palabras? – preguntó
-Cloe, no ves que estoy haciendo la cena, luego me las dices – contestó su mama
-Papa, puedo decirte YA! las palabras? – alzó el tono a su padre
-Ahora después deja que acabe este informe, cariño! – contestó su papa.

Cloe se enfadó tanto que cuando se pusieron a cenar todos juntos no quería comer, sus padres le preguntaron, que si no tenía hambre y ella no contestó. Su madre se acordó de que les quería decir unas palabras y le preguntó?

-Cloe, mi amor, ahora nos puedes decir esas palabras tan importantes y mágicas que querías decirnos?
-Cloe, frunció su ceño, y dijo – Ya se me han olvidado, –

Cuando acabaron de cenar, los padres de Cloe la llevaron a su cuarto, y cuando estaba metida en la cama, su papa le dijo:

-Quieres que te lea un cuento?
-Ella, emocionada, se puso a llorar, y con voz temblorosa susurró:
-Soy muy feliz y os quiero mucho!.

Esas eran las palabras mágicas que había pensado Cloe, para decírselas a sus padres viendo todo lo que hacen por ella, así que siempre y digo siempre escucha lo que te tengan que decir tus hijos, es muy importante para ellos y para ti.





©Ainai, Todos los derechos reservados

No puedo detener el mundo, ni secar el mar.
Inundar tu alma con mis lágrimas, y escribir en el firmamento,
que no te olvidaré jamás.

1 comentario en “Las palabras mágicas”

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: