La vida se baila

Los besos se lanzan, los versos se cantan, los sueños se cumplen, la vida se baila.

Las miradas se cruzan, las palabras que entrelazan secretos, dicen todo si sabes escucharlas, con ironía, con tristeza, con esperanza.

Otras veces, simplemente las palabras no dicen nada. Porque no escuchas, porque no hablas, porque callas lo que nadie debió jamás callar, lo que antiguamente clamaban.

Los golpes, los gritos, las casas cerradas, detrás de esas puertas que muchos sabían que habían maltrato.

¿A dónde miraban?

Ya nadie escucha, ni mira, no atienden el dolor de quien por su lado pasa.

Las prisas, las calles, pobladas de almas, que corren y no se miran, no se hablan, no se entienden.

Qué triste simular tanto amor en una pantalla.

Lamentable, tantas apariencias.

Son vidas cuadradas.

Si observas bien, se aprecia todo, aunque tus labios no se abran.

El disimulo no vale, por mucho que te escondas, tus actos te delatan.

Recibe el abrazo que llega del alma. La mano que acaricie tu cara. El corazón que se dispare en cada llegada.

Echa de tu vida a aquel que hunde tus días en un mar de lágrimas.

La vida se baila, y tú, mereces bailarla.

By Miriam Giménez Porcel.

1 comentario en “La vida se baila”

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestra página

Te has suscrito correctamente al boletín

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

Página de escritores will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.