EL PODER DE LAS LETRAS

La tierra que me vio nacer

Me viste nacer en tus calles de tierra,

de blancas paredes encaladas,

las campanas de tu iglesia me dieron

la bienvenida desde el campanario,

como a tantos otros ha dado.

 

Madre de muchos otros antes que yo,

que se dejaron la piel para hacer de tu

nombre lo que hoy ha de ser.

 

Villanueva de la Serena tierra de labradores,

de artesanos que antaño enviaron con su arte,

tu nombre más allá de nuestra tierra,

tierra de descubridores,

de escritores y de tantos otros embajadores.

 

Al igual que hicieron otros,

salimos de nuestra tierra para tirar pa´adelante,

llevando grabado tu nombre siempre en nuestros corazones.

 

Como embajadores que fueron otros,

nos toca ahora a nosotros hacer tu nombre grande

por sentirnos orgullosos de que seas nuestra madre.

 

Volvemos todos los años para renovar nuestra sangre

y que esta tierra nos llene de savia nueva para seguir p´adelante,

proseguir con nuestra labor por esos lares de díos,

y algún día poder retornar para no volver a marchar.

 

Ahora vuelvo a ti,

con mis vástagos ya nacidos,

para que contemplen la tierra que vio

nacer a sus abuelos y a sus hijos.

 

Vienen a esta tierra para crecer y madurar,

trabajar en esta tierra y amarla más,

que ella se sienta orgullosa como antaño

se sintió de tener cerca a sus hijos,

los hijos de su corazón.

 

Esto es un canto a esta tierra,

tierra de labradores,

artesanos y descubridores,

que hicieron a esta tierra ilustre y señorial.

 


©Antonio Caro Escobar

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: