La seguridad

Camina entre nubes de algodón.

Unos días más derecha,

otros no.

Supo rápido de su desgracia,

siempre lo llamó la maldición.

No te casarás.

No amarás.

Serás repudiada

y rechazada.

Cuánta hipocresía, sonreía.

¿Quién me preguntó?

Nunca busqué marido.

Nunca pedí el amor.

Repudié antes yo y

rechacé sin pudor.

Porque a nadie necesito,

si no es a mi misma.

Aborrezco las cadenas.

No soporto las torpezas

de la vida y del amor.

Busco ser feliz,

busco entenderme

para entender,

y después de todo esto,

ya amaré,

y me amarán.

Ya aceptaré,

y me aceptarán.

No rechazaré,

si no me tratan con maldad.

By Miriam Giménez Porcel.

Sabemos lo que somos, pero no lo que podemos llegar a ser.
Busca entre mis letras. Así soy yo.

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: