la otra humanaViste prendas desgastadas. 

Son más cómodas. 

Más humanas. 

Son sus telas. 

Las guardadas en armarios, nunca retiradas. 

Vende besos a quien compra. 

Sueña a veces que se arruina. 

Nadie entiende ya de ventas sin sentidos.

Nadie compra sin entradas.

No conocen los motivos

por los que ahora son así,

vacíos.

Y ella muestra al mundo 

las versiones ya pasadas,

las visiones, no pensadas,

las cuestiones, incuestionadas,

los problemas ya surgidos.

Las batallas, no libradas,

por cobardes.

Ni invisibles,

ni mudos,

que ofrecían guerras,

y brindaban,

victorias, jamás logradas.

Nadie gana.

Todos pierden.

Veo el miedo en las miradas.

Ella grita al mundo.

Cabalga sin descanso.

Con el sueño de no ser juzgada.

No es más tonto el que la escucha.

Es astuto el que más calla. 

Teme a pocos.

Vende todo, por lo que algunos matan.

Paz, amor y felicidad.

La carencia de este siglo,

¿Tienes claro que te falta?

By Miriam Giménez Porcel.