La mancha

La mancha

Lucía en su iris

un extraño punto de color rojo,

que como una hoguera

prendía al mirarme.

Le gustaba sentarse

junto a la ventana

dibujándome con los

hilos de sus pestañas.

Ese placer de sentirse eterna

al cruzar de una mirada.

Diosa de un Olimpo privado.

Su piel, romero por florecer,

fiebre sin termómetro,

calidez en libertad.

Y yo,

simplemente

me acostumbré.

Constantemente recurro

a ese sol encendido

en cada cuadro,

en cada árbol,

al borde de los caminos.

Extraigo de él la savia

imprescindible para el día.

Ilumina mis noches

penetrando en la penumbra

de cada atardecer

cuando camino sin remedio

hacia la oscuridad de mis abismos.

Es mi luz de emergencia

en las madrugadas sin salida.

Velando mis sueños

cuando por agotamiento

me quedo dormida.

Su pequeña mancha

ahora bandera,

himno y ejército,

dispara sobre mi desidia

un sutil perfume a recuerdo

que infiltra vida a mi vida.

Aunque ya no arda, alumbra

Sin calentar, no enfría.

Sin apagarse nunca,

irradia a lo cotidiano energía

Y yo, que de rezar no soy amiga

pido a quien corresponda,

que siga desde el quicio del olvido,

haciéndome compañía.

Aún en la lápida que un día

seguro habitaremos.

Si en ella por casualidades de la vida

me encontrases algún día,

no reces tampoco tu,

y si eres un alma amiga,

tararea las notas

de un réquiem

y me daré por satisfecha

No permitas que las lágrimas

ensombrezcan tu sonrisa

esa en la que yo me encuentro

cada vez que tu mancha se ilumina

Si alguna vez notas

que tu piel se eriza por la brisa

es que necesito acercarme

una vez más a contemplar

tus pupilas

No te asustes,

no es tan malo

notar en la cara el suspiro

de un alma perdida.

Música: Samuel Barber – Agnus Dei

Imagen: Red

4 comentarios en “La mancha”

  1. Es difícil ya, que pueda leer algo que no me guste de cuanto he leído de ti, no es fácil ensamblar la melancolía que impregna de una belleza única, como la identidad de su autora. Enhorabuena Carla

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: