PROSA POÉTICA

La Maestra de Bordado

 

 

 

No fue por casualidad

que entre los hilos rojizos de mi bastidor

amaneciera de las puntada de realce

una vez más el insistente mirar

de sus ojos el brillo azabache

escudriñando entre las puntadas

 

No cejo sin embargo

en el afán de esconder

tras los hilos de sedas de colores

el tiempo que me queda

en este limbo de pecadores.

 

La espera es, cuando menos,

entretenida, la luz apenas disturba mis ojos,

tenue se cuela entre la labor y mis manos

que sujetan la aguja indecisa ahora

bajo la sombra de su mirada.

 

Ella me enseñó a bordar

aquellas tardes de primavera entre costuras.

interrumpidas entre prueba y prueba.

Las adineradas señoras siempre tenían razón.

Y ambas, mientras colocábamos los alfileres

ajustando a sus rechonchos cuerpos,

levemente sudados

y perfumados a la vez.

Sonrisas cómplices que ellas

nunca  entendieron.

 

En la máquina ella,

manteniendo un ojo en mi bordado.

¡Apresúrate Mari, que queda poco

para el verano!

 

Es de bordadoras bien,

orinarse en las manos,

para evitar e sudor,

y que  éstas así, no manche la labor.

 

Hoy más modernas,

se usan  guantes de algodón

hasta la mitad de los dedos.

Carencias, siempre carencias,

en aquellos tiempos.

 

Y ella, siempre trabajando,

además daba clases en el instituto

para que todas aprobáramos

“la canastilla” en la Asignatura de “Labores”.

 

Toda su vida enseñando.

Sus ojos de ascendencia judía

casi siempre opacos,

se encendían al ver los resultados

de sus alumnas.

Yo, orgullosa de ella aún hoy.

 

Esos ojos que continúan mirándome

desde algún lugar incierto en

mi corazón.

Y miente una vez más para hacerme

sonreír,

¡Lo estás haciendo muy bien Mari,

continúa bordando!

 

Así las horas

pasarán más deprisa,

y dará la sensación

de que si el tiempo nada vale

al menos valdrá la pena

lo bordado.

@carlaestasola

 

 

4 Comentarios

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: