La luz y las sombras

 

 

 

 

Te presentas ante mí con tu porte de indolencia y soliviantas mi sueño. Me pregunto ¿quién eres y de dónde vienes? Quizá saliste del infierno retando al fuego para incendiar mi calma ¿Acaso te confabulas con la noche para llegar a mí en el silencio cómplice que deletrea a fuego tu nombre consumiéndose en las brasas entre la luz y las sombras por las que en el sueño viajas?

Te presentas ante mí en medio del desconcierto nocturno, el hedor es mi desvelo y despierto y duermo al mismo tiempo confundida entre dos mundos que ante mi asombro se abren. Luces y sombras se encuentran y en un duelo de Titanes se baten.

El firmamento se abre y la luz penetra, te hiere, te quemas en tu fuego y retrocedes. Una vez más saliste de la contienda derrotado. La fuerza sagrada de la luz te alcanza y te fulmina y te evaporas dejando tras de ti el rastro de un nuevo intento de usurpar con tus malas artes mi reino.

Mientras la fuerza de la luz me acompañe sólo serás en mi mente desolada sombra ausente.

 

 

@Marina Collado

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.