Con la luna de testigo

Con la luna de testigo

Con la luna de testigo

Que la luna blanca esté siempre presente,

observando nuestro amor,

ya sea invierno o verano,

que nos vea siempre juntos, 

llenándonos de calor.

 

CON LA LUNA DE TESTIGO

 

Como si fuera el reflejo de la luna sobre el mar,

tu amor crece en mis adentros

ampliándose a medida

que se acerca a nuestra vista

la luna sobre este mar.

 

La luna sobre este mar guarda reflejos cautivos,

recuerdos de dos amantes

que sofocan las pasiones,

las penas y los dolores,

entre tanta inmensidad.

 

Entre tanta inmensidad

he de perderme algún día,

siempre contigo a mi lado,

siempre juntos, laxos, vivos,

siempre amándonos de noche

con la luna de testigo.

 

Con la luna de testigo

de un amor que apenas vuela,

refugiados, ateridos,

calientes entre los brazos

y los besos compartidos

sobre arena que consuela.

 

Sobre arena que consuela quiero morir a tu lado.

No te sueltes de mi mano,

viajemos juntos al navío

que nos llevará despacio

bajo estrellas y suspiros.

 

Bajo estrellas y suspiros gimo mirando la luna,

creyendo que no es un sueño,

que en verdad estás conmigo,

que no me soltarás la mano,

con la luna de testigo.

9 comentarios en “Con la luna de testigo

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: