Sí, encuentro en la usura

rayos de sol que alimentan

bocas carentes de sabor

y brebaje de potable licor,

Que acometa cataratas

y lunas de canción, aún tristes,

sin hogar ni mansedumbre.

Es la locura que ha llegado ya

y no va a acabar sin mil misterios…

 

 

Gustavo García Pradillo